Pocas montañas pirenaicas han atraído tantas miradas, tanta tinta y tantos anhelos de hollar su cima como Monte Perdido. Pero, ¿qué sabemos de su historia? ¿Y solo su altitud justifica tanta fama? ¿De verdad es para tanto? Espero que estas líneas te convenzan de que sí.