El jarro de honor se entregaba a José Mª Chéliz Bardají, de Casa Dámaso, por su trayectoria como productor de vino artesanal