Los glaciares aragoneses han experimentado una reducción del 88% de su superficie desde 1850, y un 30% solo desde los años 80, al elevarse la temperatura y reducirse la precipitación aceleradamente