En lo alto de una colina se alzaba este castillo defensivo construido en el siglo XI, a cuyos pies se edificó el pueblo, uno de los muchos deshabitados que hoy se encuentran en la comarca de Sobrarbe.

Actualmente solo se conservan restos de una torre de planta rectangular con obra de sillarejo, que probablemente servía de comunicación visual con otras fortificaciones del entorno, dada su privilegiada situación: Castillo de Boltaña, Torres defensivas de Guaso y Arcusa, Castillo de Buil…

Su excelente emplazamiento permite divisar gran parte del pirineo, la Peña Montañesa, Muro de Roda, pantano de Mediano, o la confluencia de los ríos Ara y Cinca.

 




recomendado

No items found

 

OTROS PUNTOS DE INTERÉS

VER MÁS PUNTOS DE INTERÉS